DESCUBRIMIENTO MARINO

Un equipo de científicos ha encontrado en el océano Pacífico dos ejemplares de un animal marino que no se había vuelto a ver desde que fue descubierto hace más de un siglo, en 1900. Se trata de una especie de larváceo gigante, un animal marino bastante desconocido pero muy común en todos los mares y océanos.

El hallazgo pone fin a una discusión que dudaba de la existencia de la especie, puesto que desde su descubrimiento no se había estudiado ningún ejemplar que coincidiera con la descripción original. Las pruebas realizadas a los dos especímenes encontrados demuestran que se trata de Bathochordaeus charon. Tras este hallazgo, los investigadores han revisado las grabaciones que han realizado en los últimos 25 años y han encontrado más evidencias de la existencia de esta escurridiza especie.

Los larváceos o apendicularios, en general, son unos animales invertebrados marinos prácticamente transparentes y muy comunes en todos los mares y océanos, a pesar de que son bastante desconocidos. Estos animales viven a entre 250 y 300 metros de profundidad y miden desde unos pocos milímetros a un centímetro.

“A primera vista parecen renacuajos y tienen el cuerpo dividido en dos partes, una cabeza y una cola. Pero, a pesar de su nombre, no son larvas”, explica Rob Sherlock, investigador del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterrey (MBARI) y autor principal del estudio publicado en la revista Marine Biodiversity Records. Dentro del grupo de los larváceos, existe un género, el Bathochordaeus, conocido como la variante gigante de los larváceos. “Los especímenes de este género pueden llegar a medir hasta 10 centímetros de longitud”, explica Sherlock.

La especie de larváceo gigante B. charon fue descubierta durante una expedición entre 1898 y 1899 y descrita por primera vez en 1900 por Carl Chun, que le puso ese nombre en honor de Caronte, el barquero de la mitología griega que transportaba las almas de los muertos a través del río Estigia, según detalla la publicación. El científico realizó una serie de dibujos de los ejemplares que encontró junto con una detallada descripción del animal.

Sin embargo, ninguno de los ejemplares de larváceo gigante (llamado allí precisamente porque puede llegar a medir 10 centímetros) que se habían encontrado desde entonces coincidían con la descripción de Chun. En los años treinta, otro científico llamado Garstang, describió una especie distinta de larváceo gigante, la B. stygius.

A lo largo del tiempo y ante la falta de ejemplares que cumpliesen con las características descritas por Chun, los científicos empezaron a dudar de la existencia de charon como especie. Algunos pensaron que podría tratarse de una mutación de B. stygius o que, simplemente, los métodos de estudio que empleó Chun podrían no ser los adecuados. “Ahora, hemos conseguido eliminar las dudas sobre esta cuestión que ha durado tantos años. B. charon es una especie legítima”, señala Sherlock.

FUENTE: EL PAÍS

http://elpais.com/elpais/2016/12/12/ciencia/1481555364_535982.html

¡Estos tips puedes ayudarte a terminar tu proyecto!

logo1.pnglogo2.pnglogo3.pnglogo4.pnglogo5.pnglogo6.pnglogo7.pnglogo8.pnglogo9.pnglogo_10.pnglogo_11.pnglogo_12.pnglogo_13.pnglogo_14.pnglogo_15.jpglogo_16.pnglogo_17.pnglogo_18.pnglogo_19.pnglogo_20.pnglogo_21.pnglogo_22.pnglogo_23.pnglogo_24.pnglogo_25.pnglogo_26.jpglogo_27.jpglogo_28.pnglogo_29.jpglogo_30.pnglogo_31.pnglogo_32.pnglogo_33.pnglogo_34.jpglogo_35.jpglogo_36.pnglogo_37.jpglogo_38.jpglogo_39.pnglogo_40.pnglogo_41.pnglogo_42.png